Con información de Diario Las Américas 

El Servicio Meteorológico Nacional extendió hasta el viernes en la noche una alerta de inundaciones, debido a las intensas lluvias que azotan el sur de Florida desde el martes y que se espera continúen durante toda la semana. A esto se suman retrasos y cancelaciones en los aeropuertos de Miami y Fort Lauderdale.

La plataforma Flightaware, que contabiliza vuelos cancelados y demorados, da cuenta la noche del miércoles de 291 vuelos cancelados desde los aeropuertos de Miami y Fort Lauderdale, así como 318 que los tenían como destino.

Todo esto generó entre otras cosas, problemas en los sistemas de drenaje en algunas áreas del condado Miami-Dade. Asimismo, en el vecino Broward, al norte de Miami, se reportaron situaciones similares.

Según las autoridades climatológicas, en Miami Beach se habían registrado 6,95 pulgadas de lluvia desde la medianoche del martes, mientras que Hallandale acumuló 6,01 pulgadas. Otros lugares afectados incluían a las localidades de Coral Gables con un promedio de 5 pulgadas de lluvia, Miami Shores (5,02 pulgadas), North Miami (4,41 pulgadas) y Hollywood (3,82 pulgadas).

Las predicciones indicaban que después de una pausa a primera hora de la mañana el miércoles, se esperaba que la actividad de tormentas aumentara en horas del mediodía y la tarde. En lo que respecta a Miami, las inundaciones habían afectado áreas como Brickell y la Pequeña Habana, en donde se observaban autos atascados por la acumulación de agua en ciertas vías. En Miami Beach, vías como 71st Street, Harding Avenue, Alton Road y 46th Street, entre otras, presentaban problemas en el tráfico vehicular.

Las fuertes lluvias en el sur de Florida también causaron inundaciones severas que cerraron temporalmente Hallandale Beach Boulevard, afectaron estacionamientos residenciales subterráneos en Surfside, inundaron calles residenciales en Opa-locka y una comunidad de casas móviles en Hialeah.