Con información de Infobae 

Un miembro de la facultad de la Universidad de Carolina del Norte fue asesinado a tiros en un edificio del campus, así lo informaron las autoridades el lunes. Un sospechoso fue arrestado una hora y media después de que se reportaran los disparos, detalló el jefe de policía de la UNC, Brian James, en una conferencia de prensa. Los estudiantes y profesores del emblemático campus se habían atrincherado en dormitorios, oficinas y aulas durante horas hasta que se levantó el bloqueo.

El tiroteo se produjo en los Laboratorios Caudill. Las sirenas de emergencia sonaron unos dos minutos después de que se recibiera una llamada al 911 informando de disparos.

Unas tres horas después de advertir a los estudiantes que buscaran refugio en el interior y evitaran las ventanas, la escuela publicó en X, antes conocido como Twitter, “Todo despejado. Todo despejado. Reanuden las actividades normales”.

La noticia del tiroteo y el posterior bloqueo paralizaron el campus y parte de la ciudad de Chapel Hill, una semana después del inicio de las clases en la universidad pública más importante del estado. La universidad, con unos 20.000 estudiantes universitarios y 12.000 de posgrado, canceló las clases del martes.