Un ataque nocturno con cohetes destruyó la sala de maternidad de un hospital en el sur de Ucrania y mató a un bebé de dos días, así lo dijeron el miércoles las autoridades ucranianas. La primera dama de Ucrania aseguró según AP, que el ataque causó un “dolor horrible” y prometió que esto nunca se olvidará ni perdonará.

La madre del bebé y un médico fueron rescatados con vida de los escombros en Vilniansk, cerca de la ciudad de Zaporizhzhia.

El gobernador de la región puntualizó que los cohetes eran rusos. El ataque se suma al espantoso número de víctimas que sufren los hospitales y otras instalaciones médicas, y sus pacientes y personal, en la invasión rusa que entrará en su décimo mes esta semana.

Han estado en la línea de fuego desde el principio, incluido un ataque aéreo del 9 de marzo que destruyó un hospital de maternidad en la ciudad portuaria ahora ocupada de Mariupol.