El gobierno de Biden alivió el sábado algunas sanciones petroleras a Venezuela en un esfuerzo por apoyar las negociaciones recientemente reiniciadas entre el gobierno de Maduro y su oposición.

El Departamento del Tesoro está permitiendo que Chevron reanude la producción de energía “limitada” en Venezuela después de años de sanciones que han reducido drásticamente las ganancias del petróleo y el gas que han llegado al gobierno de Maduro.

A principios de este año, el Departamento del Tesoro volvió a permitir que Chevron, con sede en California, y otras empresas estadounidenses realicen el mantenimiento básico de los pozos que opera junto con el gigante petrolero estatal PDVSA.

Según la nueva política, las ganancias de la venta de energía se destinarían a pagar la deuda con Chevron, en lugar de proporcionar ganancias a PDVSA.

Las conversaciones entre el gobierno de Maduro y la “Plataforma Unitaria” se reanudaron en la Ciudad de México el sábado después de más de un año de pausa. Quedaba por verse si tomarían un rumbo diferente al de las rondas de negociaciones anteriores que no han traído alivio al estancamiento político en el país.

De acuerdo a nota de AP, un alto funcionario de la administración de EEUU que informó a los periodistas sobre la acción de su Gobierno bajo condición de anonimato, aseguró que la reducción de las sanciones no estaba relacionada con los esfuerzos de la administración para impulsar la producción mundial de energía tras la invasión de Rusia a Ucrania y que la decisión no se esperaba para impactar los precios mundiales de la energía.