El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado el miércoles una serie de acciones ejecutivas para hacer frente al “inminente peligro” de la crisis climática y ha prometido seguir trabajando para aprobar medidas frente a la inacción del Congreso.

“Ya que el Congreso no está actuando como debería, yo lo haré. Yo lo haré”, ha repetido insistentemente en un discurso desde las inmediaciones de una antigua planta de carbón reconvertida, que pronto servirá para fabricar cables subacuáticos que lleven electricidad desde los campos eólicos marinos a las ciudades del estado de Massachusetts.

El emplazamiento, en la localidad de Somerset, se ha convertido en el perfecto símbolo de la estrategia de la Administración estadounidense para impulsar la transición energética, que Biden se esfuerza en enmarcar como un asunto tan económico como existencial ante los constantes ataques de los republicanos por la elevada inflación, indica EFE. 

“Cuando pienso en el cambio climático, pienso en empleos”, ha dicho el mandatario demócrata al defender las oportunidades que podría suponer la transición energética para la primera economía del mundo.