Los bomberos cubanos se unieron a equipos especiales enviados por México y Venezuela el domingo mientras luchaban por segundo día para controlar un incendio que ardía en un gran patio de tanques de petróleo en la provincia occidental de Matanzas. El incendio comenzó el viernes por la noche cuando un rayo golpeó un tanque de almacenamiento durante una tormenta eléctrica, y el fuego se extendió a un segundo tanque el sábado temprano, lo que provocó una serie de explosiones, reseña AP. 

“La misión del día es mantener frío el tercer tanque”, con la esperanza de evitar que las llamas se extiendan a más del sitio, así lo dijo el gobernador provincial Mario Sabines. Se cree que la mayor parte del combustible contenido en el tanque donde comenzó el incendio inicialmente se había consumido.

Las autoridades explicaron que un cuerpo encontrado en el sitio el sábado había sido identificado como el bombero Juan Carlos Santana, de 60 años. Las autoridades habían indicado anteriormente que un grupo de 17 bomberos había desaparecido mientras intentaban sofocar las llamas, pero no se sabía si era uno de ellos.

Las condiciones aún eran demasiado peligrosas para montar una búsqueda de los bomberos desaparecidos.  Un total de 122 personas fueron tratadas por lesiones, incluidas cinco que, de acuerdo a información de las autoridades, estaban en estado crítico.