La Cámara Baja de Estados Unidos, bajo control demócrata, apoyó el viernes una iniciativa para prohibir las armas de asalto en el país, que tiene pocos visados ​​de prosperar en el Senado, donde los progresistas tienen una mayoría equipada.

Con 217 votos a favor y 213 en contra, la Cámara de Representantes respaldó esta propuesta, presentada por el legislador demócrata por Rhode Island David Cicilline, antes de entrar en receso durante agosto. Casi toda la bancada demócrata menos cinco legisladores votaron a favor de la iniciativa frente a la oposición de la mayoría de los republicanos, de los que solo dos la apoyan, indica EFE. 

La propuesta busca penalizar la venta, fabricación, transferencia de posesión e importación de varios tipos de armas semiautomáticas y de municiones de alto rango, tras los tiroteos de los últimos meses en el país, donde en algunos casos se emplearon fusiles de asalto.

“Cuando las armas son los principales asesinos de niños en EEUU, cuando mueren más niños a causa de las armas que policías y militares en el ejercicio de sus funciones, tenemos que actuar”, señaló en un comunicado el presidente del país, Joe Biden, después de la votación.

“No puede haber mayor responsabilidad que hacer todo lo que podamos para garantizar la seguridad de nuestras familias, de nuestros hijos, de nuestros hogares, de nuestras comunidades y de nuestra nación”, aseguró el mandatario, que prometió luchar para que esta propuesta de ley vaya adelante.