Luego de casi nueve años de lucha, Shane Cienfuegos con 29 años, obtuvo su nueva cédula de identidad en Chile: un trámite que aunque es normal, en su caso supone un hito histórico ya que a través del documento de identidad se le reconoce como una persona trans no binaria, al margen de los arquetipos de género predominantes femenino y masculino.

Activista por los derechos humanos y de las disidencias sexuales, trabajadora social y estudiante del magíster en Estudios de Género de la Facultad de Ciencias Sociales (FACSO) de la Universidad de Chile, en declaraciones a EFE Cienfuegos reivindica el logro como un gran paso dentro de una “larga lucha social, cultural, legal y política por los derechos humanos de las personas trans y no binarias en Chile”.

“El carnet no binario viene a también a potenciar un diálogo que se da hace mucho tiempo. Hemos ido visibilizando la necesidad de un estado de derecho, un estado de bienestar que promueva los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su orientación sexual, identidad de género, etnia, clase o sentir político”, afirma.

Por su parte, el psicólogo comunitario especialista en políticas públicas y derechos humanos y trans masculino, Leonel Cantoni, puntualizó que, este caso “sienta precedentes, para que en el futuro la ley de identidad de género pueda contemplar estos cambios vía administrativa”.

Si bien este reconocimiento del Estado chileno es celebrado por diversos sectores, hay otros que se muestran en contra, calificados de “antiderechos”asegurando además una “violencia sistemática” que, según Cienfuegos, “ha ido incrementando con esta oleada de neofascismo que se ha ramificado dentro de América Latina y países del Caribe”.