Los confinamientos por la pandemia se están expandiendo por toda China, incluso en una ciudad donde los trabajadores de una fábrica se enfrentaron esta semana con la policía, mientras el número de casos de COVID-19 alcanza un récord diario.

A los residentes de ocho distritos de Zhengzhou, hogar de 6,6 millones de personas, se les pidió quedarse en casa durante cinco días a partir del jueves, excepto para comprar alimentos o recibir tratamiento médico. Se ordenaron pruebas masivas diarias en lo que el gobierno de la ciudad llamó una “guerra de aniquilación” contra el virus.

Durante los enfrentamientos del martes y miércoles, la policía de Zhengzhou golpeó a los trabajadores que protestaban por una disputa salarial en la mayor fábrica de iPhone de Apple, ubicada en una zona industrial cerca de la ciudad.

Foxconn, el propietario de la fábrica con sede en Taiwán, se disculpó el jueves por lo que llamó “un error de entrada en el sistema informático” y dijo que garantizaría que el pago sea el mismo que se acordó y en los carteles oficiales de contratación. En las 24 horas anteriores, el número de nuevos casos de COVID aumentó en 31.444 según la Comisión Nacional de Salud. Esa es la cifra diaria más alta desde que se detectó el coronavirus por primera vez en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, a fines de 2019.

El número de casos diarios ha ido en constante aumento. Esta semana, las autoridades informaron las primeras muertes por COVID-19 en China en seis meses, lo que eleva el total a 5.232, destaca AP.