Menos de 24 horas después de la visita a Taiwán de Nancy Pelosi, China ha iniciado maniobras militares con fuego real alrededor de la isla, consideradas por Taipéi como un “bloqueo” y una “violación de sus derechos”, y que han incluido el uso de misiles de largo alcance.

Las maniobras causaron el cierre del espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de la isla, una de ellas a 20 kilómetros de la costa de Kaohsiung, la principal ciudad del sur de Taiwán.

Los ejercicios, que se prolongarán hasta el domingo, incluyeron prácticas de tiro con artillería de largo alcance, con “múltiples tipos de misiles convencionales”, frente a la costa este de Taiwán, misión en la que los proyectiles “dieron en el blanco con precisión” y que fue “completada con éxito” según el Comando del Teatro de Operaciones del Este del Ejército Popular de Liberación, reseña EFE. 

El portavoz del Comando, Shi Yi acotó que, las prácticas tenían como objetivo “poner a prueba la precisión” de los misiles y su “capacidad de exclusión aérea”.