La expresidenta boliviana Jeanine Áñez fue condenada este viernes a 10 años de prisión tras ser declarada culpable por los delitos de “incumplimiento de deberes” y “resoluciones contrarias a la Constitución”.

Las ilegalidades fueron cometidas al asumir la presidencia interina de Bolivia en 2019, luego de que el ejército obligara a renunciar a Evo Morales, en un hecho considerado por el oficialismo como un “golpe de Estado”. La abogada, de 54 años, fue juzgada sin ningún tipo de inmunidad.

“La prueba aportada y presentada en juicio ha sido suficiente para generar en el tribunal la plena convicción sobre su participación y responsabilidad penal en los referidos ilícitos condenándolos (a Áñez y otros dos exfuncionarios) a la pena privativa de libertad de 10 años”, dijo el juez Germán Ramos. 

BBC explica que, Áñez enfrentó el proceso legal de manera virtual desde la cárcel. De acuerdo con las autoridades, la política representaba un “riesgo de fuga”, por lo que permanecía detenida.