El futbolista iraní Amir Nasr Azadani fue condenado el lunes a 26 años de cárcel por un tribunal revolucionario, por el supuesto asesinato de tres miembros de las fuerzas de seguridad y otros dos delitos en protestas.

Además del futbolista iraní Amir Nasr Azadani, condenado a cárcel, otros tres implicados en el asesinato de los tres basijis -milicianos islámicos- en la ciudad de Isfahan, a mediados de noviembre han sido condenados a muerte, y otro más a dos años de prisión, destaca DW.  El caso de Azadani se volvió viral y provocó críticas en todo el mundo cuando asociaciones de futbolistas y medios internacionales anunciaron en diciembre que había sido condenado a muerte.

Ahora, el futbolista ha sido sentenciado a 26 años de prisión por su complicidad en el asesinato de los tres basijis, a cinco por el cargo de reunión y colusión para cometer delitos y a dos más por ser miembro de grupos ilegales con la intención de perturbar la seguridad pública. Las condenas las cumplirá simultáneamente, por lo que, en principio, pasará 16 años en prisión.

En el mismo juicio, Saleh Mirhashemi, Majid Kazemi Sheikh Shabani y Saeed Yaqoubi han sido sentenciados a muerte por “enemistad contra Dios” por el asesinato de los basijis en Isfahan y se suman a las al menos 11 personas sentenciadas hasta ahora a la pena máxima.

Irán vive protestas desde la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini tras ser detenida por la Policía de la moral por no llevar bien colocado el velo, pero han evolucionado y ahora los manifestantes piden el fin de la República Islámica fundada por el ayatolá Ruholá Jomeiní en 1979.