La Corte Suprema dijo el lunes que un entrenador de fútbol americano de secundaria que se arrodillaba y oraba en el campo después de los partidos estaba protegido por la Constitución, una decisión que, según los opositores, abriría la puerta a “oraciones mucho más coercitivas” en las escuelas públicas, indica AP. 

El tribunal falló 6-3 a favor del entrenador con los jueces conservadores en mayoría y los liberales en desacuerdo. El caso fue el último de una serie de fallos para demandantes religiosos. Este asunto obligó a los jueces a luchar sobre cómo equilibrar los derechos religiosos y de libertad de expresión de los maestros y entrenadores con los derechos de los estudiantes a no sentirse presionados para participar en prácticas religiosas.

Los jueces liberales en minoría dijeron que había evidencia de que las oraciones del entrenador de la escuela secundaria de Bremerton Joseph Kennedy en la yarda 50 tuvieron un efecto coercitivo en los estudiantes y le permitieron incorporar sus “creencias religiosas personales en un evento escolar”.

La jueza disidente Sonia Sotomayor escribió que la decisión “nos lleva más lejos en un camino peligroso al obligar a los estados a enredarse con la religión”. Pero los jueces en su mayoría enfatizaron que las oraciones del entrenador llegaron después de que terminaron los juegos y en un momento en que no era responsable de los estudiantes y tenía la libertad de hacer otras cosas.