El debate entre los candidatos presidenciales colombianos se frustró este jueves, a menos de 72 horas de la segunda vuelta electoral, luego de que el populista Rodolfo Hernández confirmara definitivamente que no participará en ese encuentro. La realización del debate entre Hernández y el izquierdista Gustavo Petro había sido ordenada por el Tribunal Superior de Bogotá, que falló una acción de tutela en el que se pedía escuchar las propuestas de ambos candidatos en un debate, de acuerdo a lo que indica swissinfo.

La resolución del alto tribunal decía que los candidatos debían negociar las reglas, los temas y solicitar de forma conjunta al Sistema de Medios Públicos de Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC) la realización del debate, para lo cual Alfonso Prada, jefe de debate de Petro acudió a la sede del ente público para hablar del tema.

Sin embargo, nadie del equipo de Hernández, quien dijo tras la primera vuelta de las elecciones que no asistiría a ningún debate, apareció en la sede de RTVC. “Era obvio que no podía haber asistido alguien porque Petro, en ningún momento, delegó a nadie ni tampoco concertó cita alguna al respecto”, dijo el equipo de Hernández en un comunicado publicado la noche del jueves.

El documento agregó: “Ninguno de los compromisarios fueron llamados a última hora porque sencillamente el convocante no tenía ninguna delegación y se quiso evitar que Petro, si no estaba de acuerdo, después saliera a desconocer esas conversaciones diciendo que todo había sido a sus espaldas”.

Igualmente, el equipo de Hernández señaló que, de haberse dado, el debate “habría estado signado por una pugnacidad que afortunadamente no se dio”, algo que considera “no es lo que espera y necesita el país en este sensible momento de la campaña, caracterizada por la ruindad, mentiras y trampas de los voceros del Pacto de politiqueros”, en referencia al Pacto Histórico, la coalición de izquierdas de Petro.