Funcionarios de salud de Estados Unidos autorizaron el martes un plan para estirar el suministro limitado de vacuna contra la viruela del mono dando a las personas solo una quinta parte de la dosis habitual, citando investigaciones que sugieren que la cantidad reducida es casi igual de efectiva, así lo destaca nota de AP. 

El llamado enfoque de ahorro de dosis también exige administrar la vacuna Jynneos con una inyección justo debajo de la piel y no en el tejido más profundo, una práctica que puede acelerar mejor el sistema inmunológico. Los destinatarios aún recibirían dos inyecciones con cuatro semanas de diferencia.

El paso altamente inusual es un claro reconocimiento de que el país actualmente carece de los suministros necesarios para vacunar a todos los que buscan protección contra el virus que se propaga rápidamente. Eso incluye entre 1,6 y 1,7 millones de estadounidenses que, según los funcionarios federales, corren el mayor riesgo de contraer la enfermedad, principalmente hombres con VIH u hombres que tienen un mayor riesgo de contraerlo. Vacunar a ese grupo requeriría más de 3,2 millones de inyecciones.

Funcionarios de la Casa Blanca detallaron que la nueva política multiplicaría de inmediato las 440.000 dosis completas actualmente disponibles en más de 2 millones de dosis más pequeñas.