Estados Unidos quiere trabajar con Gustavo Petro quien este domingo tomará posesión como presidente de Colombia, para lograr “una solución pacífica” en Venezuela, así lo dijo a EFE un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“Colombia ha recibido generosamente a los migrantes venezolanos y estamos deseando trabajar de manera constructiva y respetuosa con el nuevo presidente de Colombia en una amplia gama de asuntos de interés compartido, incluida una solución pacífica en Venezuela”, manifestó el citado portavoz.

Petro quiere que se restablezcan las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela, rotas desde hace más de tres años, y se espera que ambos países intercambien embajadores en cuanto se instale el nuevo Gobierno colombiano.

Las relaciones entre los dos vecinos, que comparten una frontera de 2.219 kilómetros, se rompieron en febrero de 2019 después de que el líder opositor venezolano Juan Guaidó -apoyado por el presidente colombiano, Iván Duque- intentara ingresar en Venezuela con ayuda humanitaria donada por el Gobierno de Donald Trump.

El portavoz estadounidense reiteró que, independientemente de lo que haga Colombia, el Gobierno de Joe Biden sigue reconociendo a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Considera que, a nivel regional, existen una “diversidad de visiones” sobre si deben o no establecerse relaciones diplomáticas con el Gobierno de Maduro; pero argumentó que la mayoría de la comunidad internacional está a favor de un diálogo que desemboque en una “solución pacífica para la crisis política y humanitaria del país”. Al respecto, destacó la importancia de que se celebren “elecciones libres y justas” en Venezuela.