Cuarenta y siete años después de subir al escenario en el Dodger Stadium de Los Ángeles con un uniforme de béisbol tachonado de lentejuelas como la estrella pop más grande del mundo, Elton John subió al mismo escenario el domingo por la noche con una deslumbrante bata de los Dodgers, un uniforme más apropiado para un hombre de 75 años al borde de la jubilación.

Más de 50 mil personas se mostraron muy emocionadas cuando llegaron los minutos finales del último concierto norteamericano de una gira que John dice será la última. “Quiero pasar tiempo con mi familia porque el próximo año cumpliré 76 años”, dijo. “Quiero sacarlos a la luz y mostrarles por qué me retiro”, detalla AP. 

Abrazó y besó a su esposo, David Furnish, mientras sus dos hijos, Zachary, de 11 años, y Elijah, de 9 años, que vestían chaquetas de los Dodgers a juego con la leyenda “Elton” en la espalda, saludaban alegremente a la multitud.

Luego, John comenzó a cantar “Goodbye Yellow Brick Road”, la inevitable canción final que dio nombre a la gira “Farewell Yellow Brick Road”. El concierto fue transmitido en Disney+, siendo este el primer evento en vivo reproducido en la plataforma.