Mar-a-Lago, la mansión que el expresidente estadounidense Donald Trump posee en Palm Beach, en el sureste de Florida, fue allanada el lunes por agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

El propio Trump fue quien anunció lo que estaba sucediendo indicando en su plataforma digital que, “estos son tiempos oscuros para nuestra nación, mientras mi bella casa de Mar-a-Lago, en Palm Beach, está ahora siendo sitiada, asaltada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”.

De acuerdo a información de medios como CNN, se trata de una orden de allanamiento que la entidad federal cumple en la residencia Mar-a-Lago sin que se conozca hasta el momento las razones o causa. En el comunicado, Trump afirma que esto nunca antes había pasado con un presidente de los Estados Unidos, considerando que “después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta redada no anunciada en mi casa no fue necesaria ni apropiada”, indica EFE. 

Trump acusa a la Fiscalía de “mala conducta” y denuncia “la militarización del sistema de justicia” y el “ataque de los demócratas radicales de izquierda que desesperadamente no quieren que me postule a la presidencia en 2024″, así lo aseguró en su sitio web, que encabeza las palabras “Save America”.

Según Trump, un asalto como este solo puede suceder en países “rotos” del tercer mundo, por esta razón manifestó que, “lamentablemente, Estados Unidos se ha convertido ahora en uno de esos países, corruptos a un nivel nunca antes visto”.

Se refirió también a la exsecretaria de Estado Hillary Clinton a quien “se le permitió borrar y lavar con ácido 33.000 correos electrónicos después de que fueran reclamados por el Congreso” sin embargo, “no ha pasado absolutamente nada que la haga responsable”.