La FIFA empleará tecnología semiautomatizada e inteligencia artificial para la detección del fuera de juego en la Copa del Mundo Qatar 2022, con el objetivo de “tomar decisiones más rápidas, precisas y fiables” en la competición futbolística más importante del mundo.

El balón llevará en su interior una unidad de medición inercial que enviará un paquete de datos 500 veces por segundo a la sala de vídeo, lo que permitirá detectar con absoluta precisión el momento exacto en el que se golpea el balón según reseña El Confidencial. 

Además, la nueva mejora tecnológica irá acompañada de 12 cámaras instaladas bajo la cubierta de cada estadio para captar los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador que se tomarán 50 veces por segundo.

Con la mezcla de datos de seguimiento de las extremidades de los jugadores y de la pelota, y mediante la inteligencia artificial, la nueva tecnología suministra un aviso automático a la sala de vídeo siempre que reciba un balón un atacante que se encontraba en posición antirreglamentaria en el momento en que su compañero jugó el esférico.