“Antes que nada, Estados Unidos tiene la obligación de escuchar a alguien que grite que tiene miedo de volver a su país. En este caso mi cliente tiene un temor horrible”, explica el abogado de inmigración, Eduardo Soto, quien representa al piloto cubano que recién llegó al sur de Florida a bordo de una avioneta rusa.

Los abogados del bufete de Eduardo Soto, tuvieron su primer encuentro durante el martes con Rubén Martínez Machado. De allí que el abogado dice: “Pienso que lo vamos a poder comprobar y él se quedará acá, en este país”, así lo destaca Telemundo51. 

El piloto de 29 años que aterrizó en el sur de Florida a bordo de una avioneta de la antigua Unión Soviética, fue trasladado el martes al centro de detención para migrantes en Krome, donde espera a que en cualquier momento le den su entrevista de miedo creíble.

“Cuando la persona pasa una entrevista de miedo creíble, ya se toma una decisión de si es positivo, soltarlo o no”, apunta el abogado. Desde Cuba, su hermana dijo que, si lo deportan, iría preso. “Ya después de la decisión que tomó, lo mejor es que se pueda quedar allá”.

En Miami, Rubén solo tiene amigos dispuestos a ayudar, su única familia está en la ciudad de Santa Clara, en Cuba. Allí radican su hermana y su mamá. Su hermana detalló que, desde que el piloto despegó de Cuba no han tenido más contacto. El experto en seguridad aérea Wayne Black indica: “No culpamos a nadie por tratar de escaparse de Cuba. Eso lo entendemos”.