Al menos 400 niños han podido reunirse con sus padres después de que fueron separados como migrantes que cruzaban la frontera sur bajo el gobierno de Trump, así lo explicó Michelle Brané, directora ejecutiva del Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar. Más de 5,000 familias fueron separadas bajo la política de “tolerancia cero” de Trump de 2018 y un programa piloto de 2017, además, los defensores estiman que más de 1,000 siguen separadas.

Ya que el gobierno de Trump no mantuvo registros de qué niños fueron separados y adónde fueron enviados, el grupo de trabajo y los abogados que trabajan en nombre de las familias separadas han tenido dificultades para identificar a las familias para ofrecerles la posibilidad de reunificación, reseña NBC. 

En la mayoría de los casos de reunificación reciente, dijo Brané, los padres fueron deportados mientras los niños permanecían en EEUU. Ahora, los padres tienen la oportunidad de viajar a EEUU en viajes pagados, traer a otros miembros de su familia que dependan de ellos, y vivir y trabajar en EEUU legalmente durante tres años.

Los abogados de las familias han intervenido por el estatus permanente legal en nombre de las familias separadas, pero hasta ahora la administración de Biden no ha aceptado esa disposición.