Casi 400 distritos escolares que abarcan los 50 estados y Washington, DC, junto con varias tribus y territorios estadounidenses, están recibiendo aproximadamente $1,000 millones en subvenciones para comprar alrededor de 2,500 autobuses escolares “limpios” bajo un nuevo programa federal, así lo destaca nota de AP. 

La administración de Biden está poniendo a disposición las subvenciones como parte de un esfuerzo más amplio para acelerar la transición a vehículos de cero emisiones y reducir la contaminación del aire cerca de escuelas y comunidades.

La vicepresidenta Kamala Harris y el administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Michael Regan, anunciarán los premios de la subvención el miércoles en Seattle. Los nuevos autobuses escolares, en su mayoría eléctricos, reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero, ahorrarán dinero y protegerán mejor la salud de los niños, así lo dijo la Casa Blanca.

Hasta 25 millones de niños viajan en autobuses escolares amarillos familiares cada día escolar y tendrán un “futuro más saludable” con una flota más limpia. “Este es solo el comienzo de nuestro trabajo para reducir la contaminación climática y garantizar el aire limpio y respirable que todos nuestros niños merecen”, aseguró Regan.

Solo alrededor del 1% de los 480,000 autobuses escolares del país eran eléctricos hasta el año pasado, pero el impulso para abandonar los autobuses diésel tradicionales ha cobrado impulso en los últimos años. El dinero para las nuevas compras está disponible bajo el Programa Federal de Autobuses Escolares Limpios, que incluye $5 mil millones de la ley de infraestructura bipartidista que el presidente Joe Biden firmó el año pasado.