El huracán Fiona azotó la costa suroeste de Puerto Rico el domingo y provocó deslizamientos de tierra, derribó la red eléctrica, arrancó el asfalto de las carreteras y arrojó pedazos, destaca AP. 

Cientos de personas fueron evacuadas o rescatadas en toda la isla cuando las aguas crecieron rápidamente. Ríos caudalosos de agua marrón envolvieron autos, primeros pisos e incluso una pista de aterrizaje en la región sur de la isla.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta amenazaba con arrojar niveles “históricos” de lluvia el domingo y el lunes, con una probabilidad de hasta 76 centímetros en el este y sur de Puerto Rico. “Los daños que estamos viendo son catastróficos”, dijo el gobernador Pedro Pierluisi.

La tormenta arrasó un puente en la ciudad montañosa central de Utuado que, según la policía, fue instalado por la Guardia Nacional después del paso del huracán María en 2017. También se reportaron grandes deslizamientos de tierra, con agua corriendo por grandes losas de asfalto roto y hacia barrancos.

Fiona tenía su centro a 45 millas al sur-sureste de Punta Cana, República Dominicana, con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora el domingo por la noche, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, se movía hacia el oeste-noroeste a 10 millas por hora.

Fiona golpeó en el aniversario del huracán Hugo, que azotó a Puerto Rico hace 33 años como una tormenta de categoría 3.

El huracán Fiona, de categoría 1, entró este lunes en República Dominicana por Cabo San Rafael con vientos de 140 kilómetros por hora y ráfagas superiores, según el último boletín de la Oficina Nacional de Meteorología, Fiona entró en la madrugada local y fue ubicándose a unos 20 kilómetros al suroeste de Punta Cana. Allí se registran lluvias de moderadas a fuertes y vientos máximos sostenidos de 79 kilómetros/hora, con ráfaga de unos 124.