Al menos 17 personas han perdido la vida como consecuencia del paso del huracán Ian por el estado de Florida, según detalles de las autoridades locales. La combinación de fuertes vientos, lluvia y mares agitados de Ian ha inundado casas, cortado carreteras y dejando a más de dos millones de personas sin electricidad, destaca El Mundo. 

Asimismo, la Guardia Costera de Estados Unidos realizó el jueves 68 operaciones de rescate en todo el estado, que se incluyen en los 700 rescates anunciados por el gobernador de Florida, Ron de Santis, durante una rueda de prensa.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha asegurado que Ian podría ser el huracán “más mortífero” de la historia del estado de Florida, que ya ha sido declarada zona catastrófica. El mandatario dijo que “los primeros informes” apuntan a una “pérdida sustancial de vidas”.

Después de que, a lo largo del jueves, Ian perdiera fuerza bastante progresivamente para pasar de ser un huracán a una tormenta tropical mientras avanzaba sobre el centro de Florida, los servicios meteorológicos han advertido de que ha recuperado intensidad. Joe Biden aprobó el jueves a última hora la declaración de emergencia en el estado de Carolina del Sur en vísperas de que toque tierra en el estado en las próximas horas.