La reactivación del huracán Ian fijó su mirada en la costa de Carolina del Sur y la histórica ciudad de Charleston el viernes, ante esto, los meteorólogos predijeron una marejada ciclónica e inundaciones después de que la megatormenta causara daños catastróficos en Florida y dejara a la gente atrapada en sus casas.

Con toda la costa de Carolina del Sur bajo una advertencia de huracán, un flujo constante de vehículos salió de Charleston el jueves, muchos probablemente prestando atención a las advertencias de los funcionarios para buscar terrenos más altos. Los frentes de las tiendas se colocaron con sacos de arena para evitar los altos niveles de agua en un área propensa a inundaciones.

AP destaca que, a lo largo del área de Battery, en el extremo sur de la península de la ciudad de 350 años de antigüedad, los lugareños y los turistas se tomaron selfies contra el agitado telón de fondo de las cabrillas blancas en el puerto de Charleston mientras las palmeras se doblaban con las ráfagas de viento.

La actualización del Centro Nacional de Huracanes a las 5 de la mañana del viernes colocó a Ian a unas 145 millas al sureste de Charleston y pronosticó una “marejada ciclónica potencialmente mortal” y condiciones de huracán a lo largo del área costera de Carolina en horas de la tarde del viernes.