Las dañinas inundaciones que arrasaron el Parque Nacional de Yellowstone amenazaron a las comunidades río abajo donde los residentes limpiaron el desorden y vigilaron el aumento del nivel del río mientras otros se preparaban para las consecuencias económicas mientras el parque permanece cerrado, así lo indica AP. 

Después de destruir kilómetros de caminos y una cantidad incalculable de puentes en el parque e inundar cientos de hogares en las comunidades aledañas, las aguas turbulentas amenazaron con cortar el suministro de agua potable a la ciudad más grande de Montana.

Las autoridades pidieron a los residentes de Billings el miércoles que conserven el agua porque se redujo a un suministro de 24 a 36 horas después de que una combinación de fuertes lluvias y la nieve de montaña que se derritió rápidamente elevó el río Yellowstone a niveles históricos que los obligaron a cerrar su planta de tratamiento de agua.

“Ninguno de nosotros planeó un evento de inundación de 500 años en Yellowstone cuando diseñamos estas instalaciones”, dijo Debi Meling, directora de obras públicas de la ciudad.