Los votantes italianos dieron un marcado vuelco, recompensando a un partido con raíces neofascistas y reforzando la posibilidad de que el país pueda tener su primer gobierno de extrema derecha desde la Segunda Guerra Mundial, según los resultados preliminares de la elección parlamentaria dados a conocer este lunes, así destaca nota de AP. 

En su discurso triunfal, la derechista Giorgia Meloni mantuvo un tono moderado después de que los resultados preliminares de los comicios nacionales del domingo mostraron que su partido Hermanos de Italia iba al frente entre los contendientes.

“Si se nos llama a gobernar esta nación, lo haremos para todos, lo haremos para todos los italianos, y lo haremos con el objetivo de unir a la gente (de este país)”, dijo Meloni, en declaraciones desde las oficinas del partido en Roma.

Luego de que los sondeos a boca de urna se produjeron durante las votaciones del domingo indicaron que ella era la probable ganadora, Meloni ha suavizado su mensaje de extrema derecha en un aparente intento de tranquilizar a la Unión Europea y otros aliados internacionales.

Las proyecciones basadas en los votos contabilizados en casi dos terceras partes de los centros de votación indicaban que el partido de Meloni obtendría alrededor del 25,7% de los sufragios. Su perseguidor más cercano, el Partido Democrático del expremier Enrico Letta, obtendría cerca del 19,3%. La Liga de Salvini rondaría el 8,6% de los votos, prácticamente la mitad de los que obtuvieron en las elecciones de 2018.