El presidente de Estados Unidos firmó una orden ejecutiva para perseguir las mal llamadas “terapias de conversión” sexual y asignar más recursos a la salud mental del colectivo LGTBIQ+.

“Estamos en una batalla por el alma de esta nación. ¡Una batalla que sé que ganaremos!”, exclamó Biden en un acto en la Casa Blanca para celebrar el Orgullo, rodeado de jóvenes del colectivo. EFE indica que, la orden insta a las agencias gubernamentales a “usar la fuerza completa del Gobierno federal” para enfrentar aquellas prácticas -que pueden llegar a incluir torturas-, para obligar a las personas LGTBIQ+ a renunciar a su sexualidad.

La orden también critica las leyes aprobadas en estados gobernados por republicanos como Texas, donde ofrecer atención médica de afirmación de género a menores de edad está considerado abuso de menores, y urge al Departamento de Salud a defender “los derechos de las familias y los niños a acceder a la sanidad”.

Además, pide asignar fondos para los servicios de salud mental dirigidos a prevenir el suicidio, un grave problema entre los jóvenes que viven en estados donde las leyes limitan los derechos de las personas LGTBIQ+, y para luchar contra el “bullying” que muchas veces sufren.