La jueza que supervisó el juicio por sanción del tirador en una escuela de Florida, Nikolas Cruz, se negó a renunciar el lunes y rechazó una moción de los abogados que la acusaban de tener prejuicios contra su cliente y perjudicar a los miembros del jurado que decidirán si debería morir por asesinar a 17 personas hace cuatro años.

La jueza de circuito Elizabeth Scherer negó la moción y dijo que solo era legalmente insuficiente. Scherer la semana pasada regañó a la abogada defensora principal Melisa McNeill y a su equipo fuera de la presencia del jurado, acusándolos de ser “poco profesionales” cuando inesperadamente terminaron su caso después de que solo 25 de los 80 testigos que le habían dicho que tenían la intención de testificar.

La defensa dijo en documentos judiciales presentados la semana pasada que esos comentarios y los que la juez hizo más tarde al jurado fueron “el cenit del desdén acumulativo” que alegan que Scherer ha mostrado a lo largo del caso hacia Cruz y ellos mismos.

AP asegura que, la defensa no tenía la obligación de convocar a todos los testigos propuestos ni de notificar al juez o a la acusación cuándo planeaban descansar, dijeron los observadores legales.

Los fiscales argumentaron en documentos judiciales que los comentarios de Scherer no llegaron al nivel de demostrar parcialidad contra Cruz. Citaron un fallo de la Corte Suprema de EEUU de 1994 que dice que las “expresiones de impaciencia, insatisfacción, molestia e incluso ira” de un juez contra la defensa no son motivo para renunciar.

Si Scherer hubiera renunciado, se habría declarado un juicio nulo. El nuevo juez habría requerido meses de preparación antes de que pudiera celebrarse un nuevo juicio.