El líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, expresó este domingo su “pleno apoyo” al mandatario ruso Vladimir Putin, con motivo de la celebración del día nacional de Rusia. El dictador norcoreano envió un saludo a su homólogo y a todo el pueblo ruso, sin hacer mención alguna a la invasión a gran escala lanzada por Moscú contra Ucrania en 2021, tras la iniciada ya en 2014.

Kim alabó que bajo el liderazgo de Putin, Rusia ha “logrado audazmente superar todo tipo de desafíos y dificultades” a los que se ha enfrentado el país “a la hora de alcanzar la causa justa de la defensa de la dignidad, seguridad y derecho al desarrollo”. También destacó la amistad y cooperación entre Moscú y Pyongyang, que entró “en una nueva fase” tras una cumbre que tuvieron ambos dirigentes en 2019.

El líder norcoreano reafirmó su “postura de valorar la amistad entre ambos países”, que según dijo “se ha transmitido a lo largo de una larga historia”, y mostró su voluntad de “expandir y desarrollar” esa relación “de acuerdo con las demandas de la nueva era y de las aspiraciones de ambos pueblos”. Kim expresó también su confianza en que “la cooperación estratégica y táctica entre ambos países se haga más estrecha”.

Kim Jong-un valoró también la relación de “buena vecindad” que ha tenido Corea del Norte con Rusia, y destacó que las relaciones entre Pyongyang y Moscú dieron un “giro radical” tras el encuentro que sostuvieron ambos dirigentes en Valdivostok en 2019, poco después de una fallida cumbre entre Kim y el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“(Las relaciones) seguirán fortaleciéndose con vigor en todos los campos y la cooperación estratégica y táctica entre los dos países se estrechará en el camino para defender la justicia internacional y garantizar la seguridad mundial”, añadió Kim. Corea del Norte está en medio de una tensión con Estados Unidos y Corea del Sur por una seguidilla de ensayos misilísticos ordenados por el líder norcoreano, indica EFE.