Los líderes de las democracias más ricas del mundo adoptaron una postura unida para apoyar a Ucrania “durante el tiempo que sea necesario” mientras avanza la invasión de Rusia, y dijeron que explorarían medidas de gran alcance para limitar los ingresos del Kremlin por las ventas de petróleo que están financiando la guerra.

La declaración final del martes de la cumbre del Grupo de los Siete en Alemania subrayó su intención de imponer “costos económicos severos e inmediatos” a Rusia. Omitió detalles clave sobre cómo funcionarían en la práctica los topes de precios de los combustibles fósiles, lo que generó más debates en las próximas semanas para “explorar” medidas para prohibir las importaciones de petróleo ruso por encima de cierto nivel.

Eso afectaría a una fuente clave de ingresos de Rusia y, en teoría, ayudaría a aliviar los picos de los precios de la energía y la inflación que afecta a la economía mundial como resultado de la guerra, reseña AP. 

“Seguimos firmes en nuestro compromiso con nuestra coordinación sin precedentes sobre sanciones durante el tiempo que sea necesario, actuando al unísono en cada etapa”, dijeron los líderes.