El líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva fue elegido presidente de Brasil con el 50,90 % de los votos válidos en la segunda vuelta de las presidenciales del domingo, frente al 49,10 % del mandatario Jair Bolsonaro, tras haber sido escrutado el 99,98 % del total.

El dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) venció con una ventaja de poco más de 2,1 millones de votos en una de las elecciones más polarizadas en la historia de Brasil y la de menor diferencia entre los dos candidatos a la segunda vuelta.

Como se recordará, Lula ya había ganado en la primera vuelta que se realizó el pasado 2 de octubre con el 48,4 % de los votos válidos, pero, como no obtuvo más de la mitad de los sufragios, tuvo que medirse nuevamente en el balotaje con el líder ultraderechista, que recibió el 45,2%.

EFE destaca que, la emoción en el escrutinio se mantuvo hasta el último instante en la que ya son las elecciones más ajustadas de la historia del país. La votación estuvo más apretada de lo que esperaban los sondeos previos a los comicios, reflejo de la alta polarización que vive Brasil y que incluso derivó en episodios de violencia política durante la campaña.

Con su victoria en el balotaje, Lula, de 77 años, volverá a comandar la mayor economía de Latinoamérica.