El huracán Ian dejó un rastro de destrucción en el suroeste de Florida, atrapó a personas en casas inundadas, dañó el techo de la unidad de cuidados intensivos de un hospital y dejó sin electricidad a 2,5 millones de personas mientras arrojaba lluvia sobre la península el jueves.

Uno de los huracanes más fuertes que jamás haya golpeado a los Estados Unidos amenazó con inundaciones catastróficas en todo el estado. Los vientos con fuerza de tormenta tropical de Ian se extendieron hasta 415 millas y casi toda Florida afectada, reseña AP. 

Un tramo de la Costa del Golfo permaneció inundado por el agua del océano, empujado a tierra por la tormenta masiva. “Se están produciendo inundaciones por marejadas ciclónicas severas y potencialmente mortales de 8 a 10 pies sobre el nivel del suelo junto con olas destructivas a lo largo de la costa suroeste de Florida desde Englewood hasta Bonita Beach, incluido el puerto de Charlotte”, así lo explicó el centro de huracanes con sede en Miami.