La tasa de muertes que pueden atribuirse directamente al alcohol aumentó casi un 30% en Estados Unidos durante el primer año de la pandemia de COVID-19, según nuevos datos del gobierno reseñados por AP. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ya habían dicho que el número total de tales muertes aumentó en 2020 y 2021. Dos informes de los CDC esta semana proporcionaron más detalles sobre qué grupos tienen las tasas de mortalidad más altas y qué estados están experimentando las cifras más elevadas.

El informe publicado el viernes se centró en más de una docena de tipos de muertes “inducidas por el alcohol” que se atribuyeron por completo a la bebida. Los ejemplos incluyen insuficiencia hepática o pancreática causada por el alcohol, intoxicación por alcohol, abstinencia y otras enfermedades.

Hubo más de 52.000 muertes de este tipo el año pasado, frente a las 39.000 de 2019. La tasa de tales muertes había aumentado en las dos décadas anteriores a la pandemia, en un 7% o menos cada año. En 2020, aumentaron un 26%, hasta unas 13 muertes por cada 100 000 estadounidenses. Esa es la tasa más alta registrada en al menos 40 años.