El empresario Elon Musk pidió el viernes actuar sin prisa al tribunal comercial de Estados Unidos en el que Twitter abrió una batalla legal para forzarlo a comprar la empresa por los 44.000 millones de dólares que acordaron. Musk, a través de sus abogados, respondió formalmente a una petición de Twitter para que haya un proceso “acelerado” y que se resuelva en un juicio en septiembre, argumentando que no hay razón para “precipitarse”

De acuerdo a lo que publica EFE, el equipo legal de Musk insistió en que la “disputa sobre las cuentas falsas y de ‘spam’ es fundamental para el valor de Twitter”, sostuvo que se necesita “tiempo sustancial” para una investigación” y que es “innecesario” llevar un “calendario vertiginoso”. 

En ese sentido, el multimillonario reclama un juicio no antes del 13 de febrero de 2023 y señala que la financiación con la que cuenta para la operación tiene validez hasta abril de ese año. La jueza que lleva el caso, Kathaleen McCormick, ha programado una audiencia el próximo martes en Wilmington (Delaware), según informaron medios locales.