La ciudad de Nueva York declaró el sábado el estado de emergencia por ser uno de los “epicentros del brote” de la viruela del mono en Estados Unidos y estimó que “aproximadamente 150.000 neoyorquinos pueden estar actualmente en riesgo de exposición” de este virus.

Durante un comunicado conjunto, el alcalde, Eric Adams y el comisionado del Departamento Mental de la ciudad de Nueva York aseguraron que están trabajando “con socios en todos los niveles del gobierno” para obtener dosis adicionales de la vacuna contra la viruela del mono lo más rápido posible y “proteger a los neoyorquinos durante este brote creciente”.

Por su parte, el estado de Nueva York también declaró el viernes el estado de emergencia. Otros líderes han hecho sonar la alarma sobre la viruela del modo a medida que el número de infecciones continúa aumentando y el suministro de vacunas no alcanza la demanda.

EFE indica que, San Francisco declaró el estado de emergencia el jueves por “casos que aumentan rápidamente” y una gran demanda de la vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos han determinado que la vacuna JYNNEOS, específica contra esta enfermedad, se ofrezca de manera prioritaria a todos los grupos de riesgo que incluyen a las personas que han tenido contacto físico cercano con un infectado, una pareja sexual infectada o que han mantenido relaciones sexuales en un local donde se ha identificado un brote de viruela del mono.