La gobernadora Kathy Hochul emitió el viernes una orden ejecutiva en la que declara a Nueva York en estado de emergencia en respuesta al brote continuo de viruela del mono. La Orden Ejecutiva permite que el Estado responda más rápido al brote y permite que los profesionales de la salud tomen medidas adicionales que ayudarán a vacunar a más neoyorquinos.

“Después de revisar los datos más recientes sobre el brote de la viruela del mono en el estado de Nueva York, declaro una Emergencia Estatal por Desastre para fortalecer nuestros agresivos esfuerzos continuos para enfrentar este brote”, dijo la demócrata. “Más de uno de cada cuatro casos de viruela del mono en este país se encuentran en el estado de Nueva York, y debemos utilizar todas las herramientas de nuestro arsenal a medida que respondemos. Es especialmente importante reconocer las formas en que este brote está teniendo un impacto desproporcionado en ciertos grupos en riesgo. Es por eso que mi equipo y yo estamos trabajando las 24 horas para asegurar más vacunas, ampliar la capacidad de prueba y educar responsablemente al público sobre cómo mantenerse seguro durante este brote”.

La Orden Ejecutiva amplía específicamente según Telemundo51, el grupo de personas que cumplen el requisito que pueden administrar vacunas contra la viruela del mono, incluido el personal de EMS, farmacéuticos y parteras. Además, permite a los médicos y enfermeras practicantes certificadas emitir órdenes permanentes de vacunas no específicas para pacientes y requiere que los proveedores envíen datos de vacunas al Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

La declaración de emergencia se produce cuando el Estado tiene 1,383 casos hasta el viernes, según el Departamento de Salud del Estado de Nueva York. La gran mayoría de esos casos se pueden encontrar en la Ciudad de Nueva York, con al menos 1,289 casos, unas pocas docenas de casos más después de que el informe de los días anteriores se disparó a casi 200 de los dos anteriores. Ese total, que se cree que está significativamente subestimado, aún representa una cuarta parte de la creciente cantidad de casos a nivel nacional.

Por su parte, el alcalde Eric Adams dijo el viernes en una conferencia de prensa no relacionada al tema que el comisionado de Salud de la ciudad está determinando si la ciudad debe declarar una emergencia de este tipo que liberaría recursos adicionales en la respuesta general de la ciudad.

El anuncio se basa en los esfuerzos de respuesta continuos del estado de Nueva York contra la viruela del mono, incluidos los esfuerzos para asegurar más vacunas, ampliar la capacidad de prueba y distribuir la información y los recursos más recientes a los neoyorquinos.