Nuevamente, los familiares de las víctimas fatales le hablaron al jurado en el juicio de sentencia al autor de la matanza de Parkland. El emotivo testimonio del Dr. Ilan Alhadeff sobre su hija Alyssa, de 14 años, marcó un segundo día de lágrimas cuando las familias, una tras otra, subieron al estrado para dar declaraciones desgarradoras sobre sus seres queridos que murieron en la escuela secundaria.

Él y su esposa, Lori, describieron el papel de Alyssa como capitana de su equipo de fútbol, ​​la amiga a la que los demás siempre acudían en busca de consejo o un hombro en el que llorar, y sus planes de convertirse en abogada empresarial. Lloró al contar cómo no bailará con su hija en su boda ni verá a los hijos que hubiera tenido.

“¡Mi hija primogénita, la niña de papá me la quitaron!” gritó Alhadeff, médico de medicina interna. “Puedo ver a mis amigos, mis vecinos, colegas pasar tiempo disfrutando de sus hijas, disfrutando de todos los hitos normales, disfrutando de las alegrías normales y solo puedo ver videos o ir al cementerio a ver a mi hija”.

De igual forma, detalló que uno de los dos hermanos menores de Alyssa era demasiado joven para comprender su muerte cuando sucedió, pero ahora “pide ir a ver a su hermana al cementerio de vez en cuando”. Annika Dworet, se refirió a su hijo Nicholas Dworet como su hermoso niño, que soñaba con convertirse en un atleta olímpico sueco.

Por su parte, Fred Guttenberg, quien se ha convertido en un defensor nacional de leyes de armas más estrictas, lamenta que las últimas palabras que le dijo a su hija Jaime, de 14 años, no fueron “Te amo”, sino “Tienes que irte, vas a llegar tarde”, mientras la empujaba a ella y a su hermano mayor por la puerta esa mañana, así lo destaca AP.