El panel de la Cámara de Representantes que investigó la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos culpó firmemente a Donald Trump el jueves por la noche y dijo que el ataque no fue espontáneo sino un “intento de golpe” y resultado directo del intento del presidente derrotado de anular las elecciones de 2020.

Con un video nunca antes visto de 12 minutos de grupos extremistas que lideran el asedio mortal y un testimonio sorprendente del círculo más íntimo de Trump, el comité 1/6 proporcionó detalles fascinantes al afirmar que las repetidas mentiras de Trump sobre el fraude electoral y su esfuerzo público para detener La victoria de Joe Biden provocó el ataque y puso en peligro la democracia estadounidense

“La democracia sigue en peligro”, dijo el representante Bennie Thompson, D-Miss., presidente del panel, durante la audiencia, programada para el horario estelar para llegar a la mayor cantidad de estadounidenses posible. “El 6 de enero fue la culminación de un intento de golpe, un intento descarado, como lo expresó un alborotador poco después del 6 de enero, para derrocar al gobierno”, dijo Thompson. “La violencia no fue un accidente”.

Es posible que las audiencias no cambien las opiniones de los estadounidenses sobre el ataque al Capitolio, pero la investigación del panel tiene la intención de permanecer como registro público. Antes de las elecciones de mitad de período de este otoño, y con Trump considerando otra candidatura a la Casa Blanca, el informe final del comité tiene como objetivo dar cuenta del ataque más violento contra el Capitolio desde 1.814 y garantizar que tal ataque nunca vuelva a ocurrir, así lo indica AP. 

El testimonio mostró cómo Trump se aferró desesperadamente a sus propias afirmaciones falsas de fraude electoral, llamando a sus partidarios al Capitolio el 6 de enero cuando el Congreso certificaría los resultados, a pesar de que quienes lo rodeaban insistían en que Biden había ganado las elecciones.

En un videoclip nunca antes visto, el panel reprodujo una broma del exfiscal general Bill Barr, quien testificó que le dijo a Trump que las afirmaciones de una elección manipulada eran “tonterías”. En otro, la hija del expresidente, Ivanka Trump, testificó ante el comité que respetaba la opinión de Barr de que no hubo fraude electoral. “Acepté lo que dijo”.

Otros mostraban a los líderes de los extremistas Oath Keepers y Proud Boys preparándose para asaltar el Capitolio para defender a Trump. Un alborotador tras otro le dijo al comité que vinieron al Capitolio porque Trump se lo pidió.