El Papa Francisco canceló un viaje planeado para julio a África por orden de los médicos debido a problemas en la rodilla, así lo anunció el Vaticano el viernes, frustrando las esperanzas de los fieles allí y planteando más dudas sobre la salud y la movilidad del pontífice.

El Vaticano dijo que el viaje del 2 al 7 de julio a Congo y Sudán del Sur se reprogramaría “para una fecha posterior por determinar”. La visita buscaba promover la paz en dos países africanos que luchan desde hace mucho tiempo con una violencia mortal.

“A petición de sus médicos, y para no poner en peligro los resultados de la terapia a la que está siendo sometido por su rodilla, el Santo Padre se ha visto obligado a posponer, con pesar, su Viaje Apostólico a la República Democrática del Congo y a Sudán del Sur”, puntualizó el Vaticano de acuerdo a lo que publica AP. 

Francis ha estado usando una silla de ruedas durante un mes debido a una distensión en los ligamentos de la rodilla derecha que le ha dificultado y doloroso caminar y ponerse de pie. Hasta ahora se ha negado a someterse a una cirugía y, en cambio, recibió inyecciones, mantuvo la rodilla lo más inmóvil posible y caminó con un bastón o con la ayuda de un asistente.