El avión que transporta a la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, despegó a las 18.01 hora local del aeropuerto Songshan de Taipéi, después de una visita en la que la funcionaria ha prometido que “Estados Unidos no abandonará a Taiwán” y que ha indignado a Pekín.

Antes de montar en el avión y continuar su gira por Asia con paradas en Corea del Sur y Japón, la dirigente aseveró en su cuenta de Twitter: “Que nadie se equivoque. El compromiso de Estados Unidos con el pueblo de Taiwán permanecerá inalterable ahora y en las próximas décadas”.

Pelosi se reunió con los líderes en Taiwán a pesar de las advertencias de China y que ella y otros miembros del Congreso en una delegación visitante están demostrando que no abandonarán su compromiso con la isla autónoma, indica AP. 

China, que reclama a Taiwán como su territorio y se opone a cualquier compromiso de funcionarios taiwaneses con gobiernos extranjeros, anunció múltiples ejercicios militares alrededor de la isla, partes de los cuales entrarán en aguas taiwanesas, y emitió una serie de declaraciones duras después de que la delegación aterrizara el martes por la noche en la capital de Taiwán, Taipéi.