Las autoridades sanitarias de Estados Unidos creen que ya podría existir transmisión comunitaria de la viruela del mono en el país, aunque siguen considerando que el riesgo que representa la enfermedad es muy bajo, indica swissinfo. 

Hasta el momento, se han detectado 45 casos positivos de viruela del mono en EE.UU. y ninguna muerte, revelaron este viernes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“Hay algunos individuos en EEUU, no muchos, solo unos pocos, que no están seguros de cómo se infectaron de la viruela del mono, y eso podría sugerir que hay algo de transmisión comunitaria”, explicó la subdirectora de la División de Patógenos y Patologías de Alta Consecuencia de los CDC, Jennifer McQuiston, durante una llamada con periodistas.

McQuiston aclaró que este tipo de transmisión, de producirse, estaría a un nivel inferior al que pueden detectar las autoridades sanitarias, y no ha sido localizada en ningún lugar concreto del país, es decir, que son casos aislados.

La gran mayoría de las infecciones, sin embargo, son de personas que han viajado al extranjero recientemente, o que han estado en contacto con gente ya infectada de viruela del mono. “Si bien es cierto que los casos han seguido aumentando, quiero volver a enfatizar que no ha habido ninguna muerte todavía relacionada con este brote”, explicó la directora de los CDC, Rochelle Walensky, durante la llamada.

Las autoridades sanitarias llevan tiempo advirtiendo de que las infecciones de viruela del mono aumentarán en el país durante las próximas semanas. Por eso, han hecho un llamamiento a que todas las personas que presenten síntomas compatibles con la enfermedad -un sarpullido con pústulas redondas que, en los casos detectados hasta la fecha, se desarrolla principalmente en la zona de los genitales- acudan cuanto antes al médico.

Estados Unidos cuenta con suficiente capacidad para hacer test y vacunar a las personas en riesgo, por lo que gestionar el brote de la viruela del mono no debería ser un problema siempre y cuando las personas con síntomas se hagan un test, lo que permite localizar las infecciones y hacer el rastreo de contactos.