El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el jueves que hay indicios de crímenes de guerra en un suburbio de Kyiv tras las “masacres” de las fuerzas rusas.

Habló en la ciudad de Irpin durante una visita a los líderes de Alemania, Italia y Rumania para mostrar su apoyo a Ucrania. Denunció la “barbarie” de los ataques que devastaron la ciudad y elogió el coraje de los residentes de Irpin y otras ciudades de la región de Kyiv que impidieron que las fuerzas rusas atacaran la capital.

Los cuatro líderes europeos llegaron antes a Kyiv con el sonido de las sirenas antiaéreas mientras hacían una demostración de alto perfil del apoyo colectivo europeo al pueblo ucraniano en su resistencia a la invasión de Rusia.

La visita, que incluye una reunión prevista con el presidente Volodymyr Zelenskyy, tiene un gran peso simbólico dado que las tres potencias de Europa occidental han enfrentado críticas por no proporcionar a Ucrania la escala de armamento que Zelenskyy ha estado pidiendo de acuerdo a nota de AP.