El príncipe Enrique de Inglaterra alertó en la sede de Naciones Unidas en Nueva York sobre la existencia de “un ataque global contra la democracia y la libertad” e instó a todos los ciudadanos del mundo a movilizarse para hacerle frente. El príncipe, que pronunció el discurso central del acto para conmemorar el Día Internacional de Nelson Mandela, llamó a tomar como ejemplo el legado del histórico líder sudafricano y a no rendirse jamás en la defensa de valores y principios.

“Podemos elegir: o volvernos apáticos, caer en la desesperanza y rendirnos a la gravedad de aquello a lo que nos enfrentamos, o hacer lo que Mandela hizo cada día”, dijo ante el hemiciclo de la Asamblea General de la ONU. El duque de Sussex recordó cómo el histórico presidente sudafricano, que pasó 27 años en prisión por su lucha contra el apartheid, siempre fue capaz de “encontrar la luz”, incluso en los momentos más oscuros, y trabajar incansablemente por aquello en lo que creía.

Enrique reconoció que la situación del mundo es hoy especialmente difícil, con una pandemia en curso, con el cambio climático “causando estragos” y con ciertos grupos usando “mentiras y desinformación” para hacer daño a la mayoría.

“Desde la horrible guerra en Ucrania al retroceso de los derechos constitucionales aquí en Estados Unidos, estamos siendo testigos de un asalto global a la democracia y la libertad”, insistió, haciendo aparente referencia a la reciente sentencia del Tribunal Supremo estadounidense sobre el derecho al aborto, así lo reseña nota de EFE. 

El hijo menor del príncipe de Gales, heredero del trono británico, aseguró que hoy ve el espíritu de Mandela reflejado en aquellos que se movilizan para proteger el medio ambiente; en los jóvenes activistas en favor de la igualdad y la justicia, o en el trabajo de organizaciones como World Central Kitchen, la iniciativa del chef español José Andrés para combatir el hambre y con la que su fundación colabora.