El escritor angloindio Salman Rushdie, apuñalado el pasado viernes, está evolucionando positivamente y ya no necesita respiración asistida, aunque sigue hospitalizado y en estado crítico, mientras se multiplican en el mundo llamadas de solidaridad con él y hasta llamamientos para que reciba el premio Nobel, reseña swissinfo.

La buena noticia la dio su hijo Zafar Rushdie, convertido en portavoz de la familia, que emitió un comunicado en Twitter en el que explicó que, pese a la gravedad, a su padre le fue retirado el sábado el respirador y oxígeno adicional, tras lo cual “pudo decir unas palabras”, y añadió que no ha perdido “su sentido del humor jovial”.

Tras el ataque registrado luego de arrastrar más de tres décadas de amenazas de muerte, su agente literario Andrew Wylie informó de que Rushdie perdería uno de sus ojos, que su hígado había quedado gravemente dañado por las puñaladas y que el agresor había “cortado los nervios de un brazo” del escritor.

El hombre acusado de atacar a puñaladas al escritor Salman Rushdie se declaró inocente el sábado de los cargos de agresión e intento de asesinato en lo que un fiscal calificó de crimen “planificado”. El abogado de Hadi Matar, de 24 años, hizo la declaración en la corte en nombre de su cliente durante una breve audiencia de presentación formal de los cargos en el oeste de Nueva York.

Un juez ordenó que permanezca detenido sin derecho a fianza después que el fiscal de distrito Jason Schmidt le dijo que el acusado tomó medidas deliberadamente para ponerse en posición para dañar a Rushdie, obteniendo un pase anticipado para el evento en que Rushdie se preparaba a hablar y llegando un día antes con una identificación falsa.