Con la ruptura de su relación con Gerard Piqué, la cantante colombiana Shakira ha vivido “una de las horas más difíciles y oscuras” de su vida, así lo admitió en su primera entrevista a un medio, en este caso a la revista Elle donde reveló que, tras la oscuridad que utilizó “la música le ha transmitido luz”, reseña nota de FlowMagazine. 

La cantante tiene que lidiar con la reciente separación del futbolista Gerard Piqué, determinar la custodia de sus dos hijos, Milan y Sasha, de 9 y 7 años y encontrar la solución a la acusación que le hace la fiscalía española por una supuesta evasión de impuestos.

“Oh, es muy difícil hablar de esto, es la primera vez que hablo de esta situación en una entrevista, especialmente porque todavía estoy pasando por ello y porque estoy en el ojo público”. “Tengo paparazzis acampando frente a mi casa, 24/7. Y no hay un lugar donde pueda esconderme de ellos con mis hijos, excepto en mi propia casa y simplemente les afecta, ¿sabes?”, fueron parte de sus primeros comentarios al respecto.

“A veces siento que todo esto es un mal sueño y que voy a despertarme en algún momento”. “Y lo que también es real es la decepción de ver cómo se ha vulgarizado y abaratado por los medios algo tan sagrado y tan especial como pensé que era la relación que tenía con el padre de mis hijos. Y todo esto mientras mi papá ha estado en la UCI y yo luchando en diferentes frentes. Es probablemente la etapa más oscura de mi vida”.

“Honestamente, el trato de la prensa ha sido muy difícil y muy invasivo para mis hijos. Ellos no merecen sentirse observados cada segundo, fotografiados en el colegio o perseguidos por paparazzi”.

Shakira considera que “se merecen una vida normal” por lo que calificó todo como un circo, “y muchos están especulando sobre todos estos aspectos de nuestras vidas y, más importante aún, de nuestros hijos, cuando ni siquiera casi nada de lo que se dice es remotamente cierto”.

“Independientemente de cómo terminaron las cosas o cómo nos sentimos Gerard y yo como exparejas, él es el padre de mis hijos. Tenemos un trabajo que hacer para estos dos niños increíbles, y tengo fe en que descubriremos qué es lo mejor para su futuro, sus propios sueños en la vida y cuál es la solución justa para todos. Y espero y agradecería si nos dieran el espacio para hacerlo en privado”, finalizó.