El Tribunal Supremo de Estados Unidos abrió el jueves el camino para que el Gobierno de Joe Biden pueda poner fin al polémico programa “Quédate en México”, que obliga a los solicitantes de asilo a esperar su proceso del otro lado de la frontera, indica swissinfo. 

Esta política, conocida oficialmente como Protocolos de Protección a Migrantes fue instaurada en 2019 por el entonces presidente Donald Trump afectando a más de 60.000 personas, muchas de las cuales quedaron hacinadas en campamentos en el norte de México.

Tras el fallo, el Departamento de Seguridad Nacional, dirigido por Alejandro Mayorkas, avanzó en un escueto comunicado que continuará “sus esfuerzos por terminar el programa tan pronto como sea legalmente posible”.

El alto tribunal dio la razón a Biden en su intención de tumbar el programa apenas tres días después de que fuera hallado en San Antonio un camión en el que murieron por asfixia 53 indocumentados, reflejo de la situación dramática que se vive en la frontera con México.