Twitter denunció el martes al multimillonario Elon Musk en un tribunal especializado en disputas comerciales de Estados Unidos para forzarlo a comprar la empresa, después de que él notificara la semana pasada su intención de romper el acuerdo.

La tecnológica interpuso la demanda en el Tribunal de Cancillería de Delaware, tal y como amenazó el pasado viernes cuando Musk indicó al regulador bursátil que quería cancelar la adquisición acordada en abril por unos 44.000 millones de dólares debido a un supuesto incumplimiento contractual.

Según la denuncia, Twitter acusa a Musk de “criticar a la empresa, alterar sus operaciones, destrozar el valor para los accionistas” y una “larga lista de brechas contractuales que han oscurecido” su negocio, y pide que se le fuerce a cumplir lo pactado.

Musk dijo el viernes a la Comisión del Mercado de Valores que cancelaba la compra de Twitter, argumentando que la tecnológica le ofreció informaciones “falsas y engañosas” durante la negociación y que no le ha facilitado datos que considera esenciales para cerrar la transacción.

La tecnológica alegó este miércoles que comprar Twitter ya no sirve a los “intereses personales” de Musk, consideró su estrategia de salida un “modelo de hipocresía” y lo acusó de actuar “de mala fe”, revelando meses de desavenencias y asegurando que sí ha respondido a las peticiones del empresario.

“Desde que firmó el acuerdo de compra, Musk ha descalificado repetidamente a Twitter y al pacto, creando un riesgo de negocio para Twitter y una presión bajista en su precio por acción”, escribió la empresa en la denuncia, en la que alega que ha sufrido “daños irreparables”, reseña EFE.