Ucrania dice haber matado a 400 soldados rusos en un ataque con misiles el día del año nuevo en la región ocupada de Donetsk. El misil alcanzó un edificio de la ciudad de Makiivka, donde se cree que estaban estacionadas las fuerzas rusas.

BBC destaca que, los funcionarios rusos han cuestionado la cifra, admitiendo que solo 63 de sus soldados murieron en la explosión. Ninguna de las cifras ha sido verificada, sin embargo, es poco común que Moscú confirme bajas en el campo de batalla.

Pero este fue un ataque tan mortal, asegura el editor de BBC Rusia, Steve Rosenberg, que permanecer en silencio probablemente no era una opción. A pesar de no saber si dicen o no la verdad, se trata del mayor número de muertos reconocido por Moscú en un solo incidente desde que comenzó la guerra hace 10 meses.

En un comunicado el lunes, el Ministerio de Defensa de Rusia dijo que las fuerzas ucranianas dispararon seis cohetes utilizando el sistema Himars de fabricación estadounidense contra un edificio que albergaba a las tropas rusas, detallaron además que, dos de ellos fueron derribados.