El último choque de la Copa del Mundo entre Estados Unidos e Irán hace 24 años es considerado uno de los partidos con mayor carga política en la historia del fútbol. Esta vez, los matices políticos son igual de fuertes y las relaciones quizás incluso más tensas, ya que Estados Unidos e Irán se enfrentan una vez más este martes en Qatar, destaca AP. 

Las protestas nacionales de Irán, su programa nuclear en expansión y los ataques regionales e internacionales vinculados a Teherán han llevado el partido más allá del estadio y hacia la geopolítica.

Independientemente del resultado, es probable que las tensiones empeoren en los próximos meses.

Los iraníes señalan el golpe respaldado por la CIA de 1953 que consolidó el poder de Shah Mohammed Reza Pahlavi. Los estadounidenses recuerdan la toma de posesión de la embajada estadounidense en 1979 y la crisis de rehenes de 444 días durante la revolución iraní.

En el fútbol, ​​sin embargo, la línea de tiempo es mucho más simple, ya que esta será solo la segunda vez que Irán y EEUU se enfrenten en la Copa del Mundo. La última vez fue en el torneo de 1998 en Francia, una época totalmente diferente en la República Islámica. Irán ganó 2-1 en Lyon, un punto bajo para el equipo masculino de EEUU mientras los iraníes celebraban en Teherán.